En un lugar del planeta cuyo nombre no quiero acordarme. Vivía al galope entre la desidia y la desesperanza, con augurios de sin razón, campaba entre ell@s.