placas solares

Erupciones volcánicas.

Es la primera vez que las erupciones volcánicas han sido identificadas, como el evento atmosférico responsable de estos cambios repentinos y desconcertantes.

Los científicos han visto correlaciones entre las manchas solares y el clima.

El conocimiento de los mecanismos detrás de los cambios climáticos del pasado es fundamental para nuestra comprensión de los posibles cambios futuros en el clima, como el calentamiento global, y para evaluar cuáles de estos cambios se deben a las actividades humanas y cuales surgen de manera natural.
Hay dos mecanismos diferentes por los cuales el clima se ve afectado, por los rayos cósmicos y por partículas cargadas que fluyen hacia la Tierra y que están fuertemente influenciadas por la actividad solar.
La investigación, proporciona evidencia sorprendente que las manchas solares, manchas en la superficie del Sol ,indican una fuerte actividad solar que influyen en el cambio climático global, pero que las erupciones volcánicas explosivas en la Tierra puede completamente revertir esas influencias.
Durante mucho tiempo, la gente ha tratado de averiguar si  por ejemplo  los períodos de manchas solares máximos influirán en el clima a comportarse de una determinada manera.

Trabajos en el hielo.

Científicos que trabajan con los núcleos de hielo, han resuelto un misterio que rodea a las manchas solares y a su efecto sobre el clima, esto ha intrigado a los científicos desde que comenzaron a estudiar el fenómeno.

Para confirmar realmente alguna relación entre las manchas solares y el clima, debe haber una correlación consistente, durante  largos períodos  que abarcacen muchos ciclos solares.

Los científicos comenzaron con la suposición de que un bajo nivel de rayos cósmicos en la Tierra resultantes de la alta actividad solar, podría conducir a una menor cobertura de nubes y menos lluvia, con los consiguientes altos niveles de polvo.

Resultó que durante esos 32 años de correlación entre sol y polvo positivo, resulto relativamente poca la actividad volcánica explosiva en todo el mundo.

Los investigadores encontraron que las mismas condiciones existían entre 1860 y 1882.

Cada uno de estos períodos relativamente tranquilo llegó a su fin, con el aumento de la actividad volcánica.

Pero, los investigadores descubrieron, que durante los períodos de alta actividad volcánica, y de alta actividad solar,  también se traducían en altos niveles de polvo atmosférico.

Durante estos tiempos de alta actividad volcánica, la correlación de las manchas solares y clima se invierten y los niveles de polvo se levantan, incluso en ausencia de manchas solares.